Nada de harakiris

Para ti, mi otra hermanica. La rubia.
Por nosotras, las reinas del harakiri.

 

Sí, es cierto: podía haberlo hecho todo mucho mejor. Lo reconozco.

Lo hice fatal.

Todo.
En general.

Podía haber hecho oídos sordos a las burlas, las críticas y las etiquetas, es verdad. Pero no sabía cómo.

Podía haberme enfrentado a los que me llamaban “gorda” o “flaca” o “torpe” o “gansa” o “enana” o “empollona” o “tonta” o “rara” o todo lo contrario. Pero no fui capaz.

Podía haberme dado cuenta de que en realidad los que me herían, aislaban y menospreciaban estaban aún más rotos, solos y humillados que yo. Podía haber entendido que tenían sus circunstancias, sus traumas, sus miedos… Pero no lo vi.

Es verdad.
Tenían razón todos los que me lo decían entonces y la tienen todos los que me lo recuerdan ahora.
Tenía que haberlo hecho todo mejor. Y por mí misma.

Tenía que haber sido más fuerte.
Tenía que haber sido más valiente.
Tenía que haber sido más inteligente. Más lista.
Tenía que haber confiado más en mí.
Tenía que haberme querido más.

Que sólo era una niña…
Pero da igual. Tenía que haberlo hecho mejor.

Sin embargo, hice lo que pude.

TaconesJPG

Sí, es cierto. También podía haber elegido mejor.

Podía haber aprovechado las oportunidades que la vida me dio para reinventarme. Pero se me escaparon casi todas. Tropecé siempre en la misma piedra.

Podía haberme dado cuenta de quién me quería tal y como era y quién no.

Podía haberme molestado en pensar qué quería yo. Quién era yo. Quién quería ser.

Podía haberme plantado la primera vez que quise huir.
La primera vez que quise gritar “eso no”.

O la segunda. O la tercera.

Con lo lista que era.

Sin embargo, lo hice cuando pude y como pude.
Es lo que hay.
Al menos lo hice.

Y por eso… Porque lo hice… Ahora sé que no tenía que hacer todo eso yo sola.
Que no era mi responsabilidad mantenerme a salvo.
Que sólo era una niña. Que sólo era una mujer.

Que no tenían que haberlo consentido.
Que me tenían que haber cuidado mejor.
Que los que insultan, humillan y aíslan también son responsables.

Que sí, que la vida es cruel. Que sí, que siempre ha sido así.
Pero que es aún más cruel justificar de este modo la propia irresponsabilidad.

Que no tenía que entenderlo todo. Comprenderlo todo. Darlo todo. Asumirlo todo. Transformarme. Complacer. Callar. Tragar. Adaptarme. Moldearme. Anularme. Doblegarme. Renunciar a todo. Ceder en todo.

Que sí. Que lo hice. Que lo hice de niña y lo hice cuando ya no era una niña.
Que ahí tenía la puerta. Que tampoco se me veía tan mal. Que no sería para tanto si tuve todos aquellos hijos o emprendí todos aquellos viajes. Si pasaron tantos años. Si seguía ahí. Que no sería tan horrible si sonreía y no me faltaba nada. Que algo tendría si lo quería a pesar de todo. Que esas cosas le pasan a otras.

A las inteligentes, no.
A las listas, no.
A las fuertes, no.
Y si les pasa… Es porque algo no han hecho bien. Porque lo han consentido. Porque no han hecho lo que tenían que hacer. Porque lo han hecho todo mal.

Por su culpa. Por su culpa. Por su gran culpa.

Y no. Resulta que no.
Nada de harakiris.

Resulta que los otros también son responsables. Resulta que tenían que haberme respetado. Resulta que los que te quieren de verdad tienen que preguntarte qué quieres. Tienen que quererte. Sin más.

Resulta que nadie tiene que ayudarte a salir del pozo en el que te ha hundido con sus propias manos.

Resulta que si te hunden, te anulan, te desprecian, te humillan, te rechazan, te pegan, te violan, te hacen sentir inferior, te acomplejan, te manipulan, te controlan, te hacen infeliz… no es culpa tuya. No lo es.

Porque tú ya no eres una niña. Pero los demás tampoco.
Porque tú tienes que ser responsable… Pero los demás también.
Porque tú tienes que asumir lo tuyo. Y los demás tienen que asumir lo suyo.

Porque tú podías haberlo hecho todo mucho mejor. Pero los demás, también.

Que nadie -nadie- elige llegar ahí. Ni estar ahí. Ni quedarse ahí. Ni las guapas, ni las feas, ni las listas, ni las tontas, ni las fracasadas, ni las de aquí, ni las de allá. Nadie ve lo que pasa y se queda. Te quedas porque no lo ves. O porque te da miedo verlo. O porque tienes que demostrarle al mundo que eres todo eso que creen que eres. O porque no te atreves a reconocer que ya no te reconoces. O porque no sabes dónde ir. Ni qué hacer. Ni cómo hacerlo.

A pesar de lo lista que eres.

Y eso no es culpa tuya.
Deja de fustigarte. No lo es.

Nada de harakiris.

Y además no es para siempre. Aunque lo eligieras tú.

Porque tú también tienes derecho a equivocarte. Y a dar media vuelta. Y a empezar de cero. Y a pensar primero en ti. Y a quererte. Y a respetarte. Y a cuidarte. Porque sólo así te querrán y te cuidarán. Sólo así te respetarán.

IMG_20170803_175735_657

2 comentarios en “Nada de harakiris

  1. La Nani dijo:

    Pues un olé, una ola, un me lo olí y lo cambié, aunque tarde, qué más da … Un “te quiero, una flor, una caricia” … un delantal, una capa, un respeto, un ooooohhhhh de admiración y un adelante, siempre adelante, porque aunque es verdad que la vida es dura y todas esas demás cosas que dices que también son verdad, aunque nadie nos lo pone fácil, aunque las felicitaciones nunca o casi nunca llegan en el momento que las necesitamos, si hay alguien que nos apoya o si, simplemente, nos apoyamos nosotras mismas seguiremos reinventándonos cada día, seguiremos sintiendo que podemos con lo que se nos ponga por delante y si no le daremos una patada y a otra cosa! Porque la vida es el día a día y porque se aprende de los errores y porque las más inteligentes son las que dicen, las que sienten y las que gritan: HASTA AQUÍ HE LLEGADO! cuando la vida, su vida, les dice que es el momento. Y el qué hubiera sido de mi vida si …lo desterramos porque la vida es la que tenemos, escogida o no, pero luchamos por conservarla o por cambiarla y eso es lo que nos hace fuertes, únicas e irrepetibles!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s