El Siete

Siete años.
S-I-E-T-E.

Siete años desde que naciste y siete y un poquito desde que encendiste el interruptor de mi luz interior precisamente desde ahí… Desde dentro. Desde mis entrañas.

Sigue leyendo

Di NO. Go ON

No sé qué llega primero.
▫️
El ‘clic’ que te hace decir NO y te pone en funcionamiento… O el NO definitivo que te conecta contigo misma y te conmuta el botón.
▫️
Que te pone en ‘Mode ON’ .
▫️
No lo sé. Y no importa.
Porque en realidad es lo mismo.

Sigue leyendo

Cita

¡Carísimos!

16:30h. Patio del colegio. Salen Mis Monas: Medaslamerienda mayor, Medaslamerienda mediana y Medaslamerienda pequeña.

“Venga, vamos, que llegamos tarde”.

(Nota mental: Debería  apuntar las veces que digo esta frase al día… Aunque entonces se me haría aún más tarde… 🤷🏼‍♀️)

Sigue leyendo

Una perra en la cama

—Mamá, ¿qué es ser una perra en la cama? —me pregunta mi Koala de 7 años con su voz dulce y cantarina y sus enormes ojos redondos y curiosos clavados en los míos -ojerosos, cansados y atemorizados-.

Sigue leyendo

Imagen

No quiero ser la mujer de tu vida (de mierda)

SOY la mujer de mi (propia) vida

*Nota aclaratoria: Escrito en femenino por pura comodidad.
Úsese también en sentido contrario si fuera (o fuese) necesario

En ocasiones acabamos atrapadas en relaciones imposibles porque nos erigimos en salvadoras del otro. En sanadoras, cuidadoras perpetuas, hombros siempre dispuestos a consolar llantos ajenos.

Atendemos y tenemos en consideración traumas de la infancia, problemas antiguos y recientes, conflictos con madres, padres, exparejas y otras faunas, ansiedades y angustias varias, miserias de todo tipo. Por comprender, comprendemos hasta lo incomprensible. Entendemos lo que, desde fuera, nos extrañaría que alguien fuera capaz de entender. Abanderamos causas que ni siquiera sus responsables atienden.

Sigue leyendo

Vídeo

Daganzo de Arriba, ese lugar en el que se cumplen los sueños

Daganzo de Abajo desapareció entre la bruma del recuerdo hace más de un siglo. Sus últimos vecinos de entonces, empujados por la soledad y la despoblación, se repartieron entre las localidades de Ajalvir, Alcalá de Henares y Daganzo de Arriba. No sabían estos últimos la suerte que tenían… porque resulta que Daganzo de Arriba es un lugar en el que los sueños se hacen realidad.

Sigue leyendo