Querido 2020:

Supongo que estarás harto de recibir mensajes de despedida.
Cansado de reproches, de que todos deseen que te acabes y que te vayas.

Que te vayas y que no vuelvas.

Por eso te escribo.
Porque me parece injusto tanto desprecio.
Y no quiero que te acabes sin despedirme de ti… y sin darte las gracias.

Gracias por la inesperada felicidad.
Por la ilusión.
Gracias por las risas, las mariposas y los calambritos. Por las chispas.
Gracias por los mensajes bajo las sábanas y las noches en vela.
Por el vino, las estrellas, los peces y los Beatles.
Gracias por los pinos. Por la nieve y el mar. Y por la pista de patinaje.
Gracias por la moto y el viento en la cara.

Gracias por los besos.
¡Por tooooodos los besos!
Por las caricias, la piel, las pupilas, las ganas, las lágrimas y el deseo.

Gracias por darnos la oportunidad de mirarnos de frente.
Y recorrer juntos este camino.
Gracias por los niños.
Cuando están… Y cuando se van.

Gracias por dejarme saber qué se siente
cuando te aman como tú amas.
Y de pronto todo encaja.

Sería absurdo negar que algunas cosas te han sobrado.
Lo de los piojos en Nochebuena no te lo perdono… 😉

Por todo lo demás…
Gracias. Muchas gracias.

Ojalá no te acabaras nunca.

P.D.: Y… gracias por el champagne… y la foto.

Cita

¡Carísimos!

16:30h. Patio del colegio. Salen Mis Monas: Medaslamerienda mayor, Medaslamerienda mediana y Medaslamerienda pequeña.

“Venga, vamos, que llegamos tarde”.

(Nota mental: Debería  apuntar las veces que digo esta frase al día… Aunque entonces se me haría aún más tarde… 🤷🏼‍♀️)

Sigue leyendo

El pajarito

Antes de separarme de El Padre de las Criaturas vivíamos en una casa con un mirador precioso en el que coloqué –un día cualquiera– una casa de pájaros que encontré en una tienda de regalos.

Sigue leyendo

Los cuatro

La tarde del viernes que murió mi padre, hace justo un año, la TíaA vino a buscarme al trabajo y fuimos a la fisio –a mi fisio, que es algo más que una fisio: que es mi psicóloga, mi consuelo, mi confidente, mi amiga– a que nos arreglara un poco el cuerpo a las dos, que lo teníamos más o menos así como el espíritu. Arrugado, constreñido, apagado. Dolorido.

Sigue leyendo

#18demarzo

Hoy hace un año que fue 18 de marzo.

18-03-18. Casi capicúa.

El 18 de marzo de hace un año era domingo. Hacía un día precioso. La Tía A estaba aquí. Papino-Rino estaba en el hospital… Estaba vivo.

Sigue leyendo

Cita

El balance

Este año hemos pasado el Puente del Pilar en el Microcosmos con toda la familia: La Yaya Madrina, el Yeyete-Lete, la TíaA y el TíoP y los primos. Han sido unos días estupendos y llenos –para ellos– de aventuras. La Ingeniera de Cominos, la prima Japy Japo y el Koala ya vuelan libres por las calles de piedra con sus bicicletas; el Niño Pizo hace tiempo que voló y Tercerita no tardará en hacer lo propio, si es que consigo convencerla de que pedaleando hacia atrás no va a llegar muy lejos…

Sigue leyendo