Una perra en la cama

—Mamá, ¿qué es ser una perra en la cama? —me pregunta mi Koala de 7 años con su voz dulce y cantarina y sus enormes ojos redondos y curiosos clavados en los míos -ojerosos, cansados y atemorizados-.

Sigue leyendo

El pajarito

Antes de separarme de El Padre de las Criaturas vivíamos en una casa con un mirador precioso en el que coloqué –un día cualquiera– una casa de pájaros que encontré en una tienda de regalos.

Sigue leyendo

Beben y beben… ¿Pero qué beben?

Me recuerda  Facebook por qué un día como hoy, hace tres años, decidí prohibir los villancicos en casa… La “culpable”, cómo no, fue la Ingeniera de Cominos, que entonces tenía 5 años.

Sigue leyendo

It’s a kind of ‘logic’

akindoflogic

Estoy empezando a plantearme seriamente dejar de conducir a solas con la Ingeniera de Cominos. Yo creo que aprovecha que voy atada y sin posibilidad de escape para atacar a traición y por la retaguardia.

–¿Te puedes creer, mamá, que hay niños que piensan que los Reyes Magos no existen?
¡Que son los padres, dicen!– me suelta hace unos días así, a bocajarro.

Sigue leyendo

Cita

El balance

Este año hemos pasado el Puente del Pilar en el Microcosmos con toda la familia: La Yaya Madrina, el Yeyete-Lete, la TíaA y el TíoP y los primos. Han sido unos días estupendos y llenos –para ellos– de aventuras. La Ingeniera de Cominos, la prima Japy Japo y el Koala ya vuelan libres por las calles de piedra con sus bicicletas; el Niño Pizo hace tiempo que voló y Tercerita no tardará en hacer lo propio, si es que consigo convencerla de que pedaleando hacia atrás no va a llegar muy lejos…

Sigue leyendo

Famosas

Hasta que ha empezado el cole por la tarde, MisMonas iban cada día a comer a casa acompañadas de nuestro ángel de la guarda particular, y lo hacían en transporte público. En el trayecto coincidían un tiempo con una de las mejores amigas de Mi Medianita Favorita, la hija de Pinocho, y su mamá que, obviamente, es la mujer de Pinocho. En uno de estos viajes el Koala le confesó que ya no quiere ser koala de mayor, ni siquiera oso panda, y que ahora quiere ser “famosa”. Así, sin más.

Sigue leyendo