¿Y usted de dónde sale?

Voy a empezar por lo difícil.

Hola, me llamo No soy la madre de Caillou y confieso que en casa, a veces, decimos “chocho”.

Hale, ya está.

Confesado, reconocido y asumido.

Sigue leyendo