Besos

Todas las mañanas, cuando llegamos al colegio, la Ingeniera de Cominos me da un beso acelerado en la puerta y se va corriendo al rincón del patio donde queda con sus amigas.

El Koala, La Plon y yo subimos más despacio. Dejo a una en su fila y acompaño a la otra hasta la escalera que lleva a la terracita en la que espera su turno para entrar en clase. Mi Medianita Favorita empieza a rehuir los besos. El Pompón todavía me los devuelve.

A las dos les deseo un buen día y les pido que se lo pasen genial.

Camino de la salida, me acerco al rincón donde el Comino Mayor juega con sus compañeras. Le doy otro beso más pausado y le susurro las mismas palabras que a sus hermanas.

Hace unos días, mientras la besaba, sus amigas se dieron pequeños codazos y se rieron. Mi Cominito se encogió, muerta de la vergüenza. Le guiñé un ojo y le pregunté: “¿se están riendo de mí tus amigas? ¿por besarte?”. Con las mejillas encendidas, me respondió con un gruñido: “pues claro. Normal”.

Me dirigí a ellas riéndome. “¿En serio? ¿Os reís de mí? ¡Qué fuerte! ¿no?”

Una de ellas -alta, morenita, con una preciosa cara redonda- me contestó:

-Es que a mí mi madre no me da un beso cuando se va”.

-Ah… Pero… ¿te gustaría que lo hiciera?

-¡Sí! -me respondió con los ojos iluminados.

-Pues si quieres, yo te doy uno. Ya sé que no van a ser como los de tu mamá, pero los doy con mucho cariño.

-¡Vale! -me respondió. Y me acercó el moflete mientras me daba un abrazo apretado.

Cuando deshicimos el abrazo, otra estaba ya esperando con la mejilla preparada y una inmensa sonrisa.

-¡Yo también quiero! -me dijo.

Le di su achuchón correspondiente mientras la Ingeniera de Cominos analizaba la escena sin saber muy bien qué pensar.

Quedaban dos, que titubeaban.

-Y vosotras… ¿Queréis beso? -les ofrecí con los brazos abiertos y una medio sonrisa.

Se miraron entre ellas, con una risilla nerviosa. Se encogieron de hombros.

-¡Vale!

Nos besamos y abrazamos.

Les deseé un buen día y les pedí que se lo pasaran genial.

IMG_20170507_174331_205

Esta mañana, cuando volvía de dejar a Tercerita en su escalera, la Ingeniera y sus amigas venían a mi encuentro. Corriendo.

Se me han abrazado todas -menos la Ingeniera, que ella tiene una reputación que mantener- y nos hemos achuchado un rato.

Les he deseado que tuvieran un buen día.

Pero no ha hecho falta que ellas me lo desearan a mí.

2 comentarios en “Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s