La camiseta de los pavos (o cumpleaños feliz, TíaA)

Mi hermana, la TíaA, tiene cáncer de mama. O lo tuvo… no sé. Ahora no lo tiene (que sepamos), pero yo no sé si estas cosas se tienen para siempre o si llega un momento en que puedes hablar en pasado con propiedad. Mi hermana mayor, mi única hermana, la TíaA, tampoco es la madre de Caillou… ni siquiera es la tía de Caillou. Pero hoy es su cumpleaños y, desde que tiene –o tuvo- cáncer de mama, a mí me da la sensación de que tenemos que celebrarlos todos mucho más.

Sigue leyendo

Acerca de tu Alta Capacidad de hacer mi mundo fascinante

Eras sólo un bebé cuando empezó a asombrarte el mundo, ese mundo que mirabas con los ojos muy abiertos desde tu sillita, en silencio, profundamente, sin sonreír, como si tu cabecita ya alcanzara a comprender lo que los mayores apenas intuíamos… Sigue leyendo

Imagen

¡Feliz Cumpleaños a mí!

Mi Ingeniera de Cominos me dijo hace unos días, de buena mañana, que no se creía que todavía no fuera cuarentona. Yo me hice la súper indignada y le dije: “vale, saca papel y lápiz, que vas a restar: 2017 menos 1978”. La idea le debió parecer aterradora porque acabó cediendo. “¡Vale, vale! ¡¡Te dejo que seas treintaynueveona!!”

El tema no es nuevo… Hace ya tres años, cuando ella no tenía todavía 5 y yo me encontraba en la flor de la treintena, me regaló esta bonita reflexión mientras le hacía trenzas frente al espejo:

– Mamá, ¿tú sabes lo que te va a pasar?
– No sé… ¿qué me va a pasar?
– Pues que te vas a hacer una viejecita así “¡arrugada, arrugada, arrugada!” (mientras encogía los codos y los deditos como si estuviera contando monedas)
– ¡Hombreeeeee! ¡Jolín, qué cosas me dices, hija! ¿y a ti? ¿qué te va a pasar a ti?
– Pues que me haré mayor como tú eres ahora
– Claro… y tendrás tus bebés y serás mamá como yo… ¡pero para eso queda muuuuuuucho tiempo!
– Sí… pero para lo tuyo queda menos.

¡Feliz cumpleaños a mí!